+34 670 73 01 84 info@makemecloudconsulting.com
Internet De Las Cosas 2018

Las 5 Tendencias del Internet de las cosas para 2018

Internet de las cosas (IC) está creciendo rápidamente y en 2018 veremos cosas fascinantes en este sector. Cada año, la tecnología de Internet de las cosas continúa evolucionando a un ritmo increíblemente rápido. Consumidores y empresas están anticipando lo que podríamos llamar la próxima gran revolución industrial. Todos están preparados para asumir el impacto innovador del IC en nuestras vidas, como puede ser el caso de tenedores que indican al usuario si está comiendo demasiado rápido, cajeros automáticos que informan acerca de delitos producidos en los alrededores o direcciones IP destinadas a cada órgano del cuerpo para que médicos puedan conectarse y comprobar su estado.

eSIM, el capacitador global para IoT

El eSIM es el futuro de los dispositivos, no sólo para los teléfonos, sino también para la acogida de conectividad móvil en otras soluciones tecnológicas que a priori no la tendrían, como son los smartwatches y otros wearables. Básicamente, consiste en un Módulo de Identificación del Suscriptor (SIM por sus siglas en inglés) que puede ser reprogramado de manera remota sin la necesidad de modificarlo físicamente, lo que implica una gestión más fácil para los operadores desde el punto de vista administrativo y logístico, así como en el uso de un único SKU en la fabricación de los dispositivos, lo que permitirá una trazabilidad más simple. Esto crea el escenario perfecto para ver productos de IoT con alcance global más a menudo. Se prevé que el eSIM alcanzará una Tasa de Crecimiento Anual compuesto (CAGR) de 26,3% entre 2019 y 2025. Pero con SIM digitales también surgen nuevos retos, como por ejemplo, la necesidad de mantenimiento Over-The-Air (OTA) que permite administrar adecuadamente los dispositivos y su conectividad, independientemente de la parte del mundo o el entorno en el que se encuentren. Los primeros detalles de las operaciones eSIM comenzarán a verse en 2018, marcando esta tendencia.

La voz, la interfaz del futuro

Los asistentes de voz han madurado en los últimos cinco años hasta alcanzar el máximo en su desarrollo. Ahora, estos asistentes están evolucionando hacia cosas impensables hace años. La aplicación en más servicios y su tecnología asociada permiten ahora asignar asistentes inteligentes como la única interfaz entre una gran variedad de dispositivos. En 2018 veremos algunos de los frutos de esta evolución, aumentando la cantidad de dispositivos conectados que solo funcionan con la voz. Se espera una Tasa de Crecimiento Anual Compuesto (CAGR) del 30,45% en cuanto a dispositivos de asistentes de voz e ingresos en 2022. Su extensión también estará relacionada con servicios financieros para proporcionar servicios de seguridad con autenticación de voz, más allá de la aplicación en dispositivos que se dirigen al consumidor final.

Inteligencia Artificial e IC se dan la mano

La amalgama del análisis de datos de Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial (IA) para aplicaciones, crecerá rápidamente en los próximos dos años. Los proveedores de plataformas y servicios están aportando cada vez más soluciones con analítica integrada, para introducir datos directamente a algoritmos de IA. Otra ventaja importante que supone el uso de la IA es la optimización y la adaptación tanto de los dispositivos de Internet de las Cosas, como de los procesos y la infraestructura relacionada con los mismos.
Como ejemplo, la Inteligencia Artificial puede ayudar al análisis de datos del IC en las siguientes áreas: descubrimiento y preparación de datos, visualización de datos de transmisión, precisión de datos en series temporales, análisis predictivos y avanzados, datos geoespaciales y localización en tiempo real (datos logísticos).

Experiencia inmersiva

La realidad aumentada (AR), la realidad virtual (RV) y la realidad mixta están cambiando la forma en que las personas perciben e interactúan con el mundo digital. Combinado con plataformas conversacionales, surgirá un cambio fundamental en la experiencia del usuario hacia una experiencia invisible e inmersiva. Los proveedores de aplicaciones, los proveedores de software de sistemas y los proveedores de plataformas de desarrollo competirán por ofrecer este modelo y ganarse el trozo del pastel.
Durante los próximos cinco años, la atención se centrará en la realidad mixta, que está emergiendo como la experiencia donde el usuario interactúa con objetos digitales y del mundo real mientras mantiene una presencia en el mundo físico. La realidad mixta abarca numerosos elementos e incluye pantallas montadas en la cabeza (HMD) para AR o VR, así como AR basado en teléfonos inteligentes y tabletas.

El análisis Big Data sigue siendo tendencia

Durante los últimos años, el Big Data se ha ido convirtiendo en una de las tendencias más claras en todos los círculos tecnológicos. En 2018, esto no solo no disminuirá, sino que aumentará y avanzará hacia la creación de una categoría nueva y más amplia de servicios de IoT para el usuario final que irá más allá de los wearables y los dispositivos de Smart Home actuales. Sobre estos servicios surgirán nuevas capas de valor asociadas a la analítica de datos. Por ejemplo, para los coches conectados: éstos utilizarán cantidades inmensas de información recopilada y procesada en tiempo real que podrán estar coordinados con los datos de movilidad urbana, de calidad ambiental y de los servicios de emergencia proporcionados por las Smart Cities. Según las estimaciones, los ingresos de Big Data y Business Analytics alcanzarán los 210.000 millones de dólares en 2020, lo que ejemplifica el impacto cada vez mayor de este concepto tecnológico en el escenario del futuro.